Hablar de obras de pocería en Madrid es hablar de alcantarillado, y su historia en Madrid se remonta a la Edad moderna. ¿Alguna vez te has preguntado acerca de los orígenes del alcantarillado en la capital española? Tal vez estos datos te aporten más conocimiento sobre este tema tan interesante, ¡sigue leyendo!

Madrid, tras considerarse capital de España, allá por el siglo XVI, tuvo un incremento de población enorme, lo que desembocó en numerosos problemas de carácter sanitario, como la masificación de residuos domésticos. ¿Qué soluciones fueron tomadas por ello?

Tras un fallido plan de saneamiento en 1618, no fue hasta el siglo siguiente cuando llegó la propuesta técnica que realmente tuvo efectos funcionales. Teodoro Ardemans tuvo la idea de instalar una red de tuberías en todas las edificaciones de Madrid, desde los váteres hasta un pozo. Desde ese sitio, una conducción en el subsuelo llevaría los residuos a otro pozo de depósito, al que se puede llegar desde el exterior. Fueron, en definitiva, unas obras de pocería en Madrid fundamentales para su historia, tanto para la capital como para el sistema de alcantarillado en general.

Sin embargo, el proyecto no se pudo llevar a cabo en ese instante, pues la población temía que las obras dañaran sus bienes inmuebles, por lo que se demoró hasta medio siglo más tarde, mediante el timón del rey Carlos III. El rey (ya considerado como uno de los mejores alcaldes de Madrid) encomendó el proyecto a Francisco Sabatini, que construyó el sistema de alcantarillado que tan importante es en el día a día tanto para la salud como para la higiene.

En Obras de Pocería Celso​ somos totalmente conscientes de la importancia que supone continuar con el legado de los primeros alcantarillados. Aseguramos, por ello, una profesionalidad en nuestros servicios en respeto tanto al cliente como al propio legado.